Tras las intenciones del gobierno de continuar con el mismo proyecto que fue desechado por la concesionaria TCVAL, luego de descartar su continuidad como operador del T2, el parlamentario apuntó a incorporar una mayor participación ciudadana en la futura propuesta. “Quiero que Valparaíso tenga un puerto, pero un puerto conversado”, indicó.

Ante los cuestionamientos que se han generado en torno al futuro del Terminal 2, proyecto de ampliación que quedó en entredicho tras la negativa del concesionario TCVAL de continuar con la concesión que permitiría la ampliación del recinto portuario, el senador por la región, Ricardo Lagos Weber, manifestó sus dudas acerca de la eficacia de mantener el mismo proyecto para el desarrollo portuario, sin incorporar un diálogo ciudadano sobre el futuro del borde costero para Valparaíso.

En este sentido, el parlamentario señaló que, a su juicio, se necesita “un proyecto que mejore lo que hay, porque lo que hay fracasó. Entonces, si lo que se quiere hacer es trabajar sobre la misma base de lo que había, a partir de que una empresa dijo no voy más y se retira del proyecto, y si no cambia en nada el proyecto inicial, no veo por qué ahora van a estar las condiciones para que una nueva empresa lo haga, a menos que se haya pensado que la empresa TCVAL estaba taimada”, comentó el parlamentario, agregando que “hay temas de fondo que resolver, no es evidente la solución que ha propuesto el gobierno. Entiendo que lo hace para ganar tiempo y hacerlo más rápido; yo quiero que Valparaíso tenga un puerto, pero un puerto conversado, y lo que queda de lección acá, es que este fue un tema totalmente inconsulto con la ciudadanía y el resultado es que no tenemos nada hoy día”.

Licitación del tren rápido.

Respecto a los dichos de la ministra de Transportes, Gloria Hutt, quien deslizó la posibilidad de que lo sucedido con el desmarque de TCVAL de la iniciativa pudiera generar “postergaciones o modificaciones” a la licitación del tren rápido, Lagos Weber cuestionó esa mirada, agregando que el gobierno nunca fue explícito en señalar que ambos proyectos fueran vinculantes entre sí.

“El tren no estaba vinculado al desarrollo portuario. No estaba claro el destino final del Terminal 2, como consecuencia de todos los obstáculos que fue enfrentando. Entonces, no me parece que sea razonable argumentar ahora que si no hay Terminal 2, entonces se quedan sin tren. Me parece un chantaje”, apuntó, agregando que “el presidente dijo que en 2019 estaba licitado el tren Valparaíso-Santiago, está grabado y filmado, lo dijo en octubre del año pasado. Ahora, la Ministra de Transportes señala que esto está en veremos (sic) y que depende del éxito del Terminal 2, que yo no recuerdo que el Presidente haya puesto esa condición. Entonces, si se va a mantener lo mismo que había con TCVAL, no me explico cómo alguien se va a interesar en el negocio”, apuntó.

.

.