Slider by Diani Beach

“Para que sea realidad, se requiere de la intervención del Estado”

Tras conocerse la suspensión temporal de los avances para la construcción del denominado “Túnel de baja altura” que conectará el tránsito de carga entre Chile y Argentina, el parlamentario confía en que esta mega obra será una realidad a futuro, en la Provincia de Los Andes.

Ante la inquietud generada en los habitantes y autoridades de las provincias de Los Andes y el valle de Aconcagua, por la decisión del gobierno argentino de no priorizar en el corto plazo, las obras para la construcción del denominado “Túnel de baja altura”, el senador Ricardo Lagos Weber aseguró que, pese a la decisión adoptada en el vecino país de agilizar la creación de otro proyecto similar que unirá la ciudad de San Juan con la Región de Coquimbo, este mega proyecto podría ser una realidad en el futuro.

Se trata de un trazado subterráneo que conectaría a Chile y Argentina con un corredor internacional que se ubicaría a tan sólo a 2 mil 200 metros de altura, facilitando el traslado de camiones de carga y potenciando el desarrollo comercial entre ambos países. Al respecto, el parlamentario agregó que para cumplirse el anhelo de su construcción, el Estado de Chile debe intervenir para conseguir los recursos que permitan la ejecución de las obras de este mega proyecto vial entre ambos países.

“Para que este túnel sea realidad, se requiere de la intervención del Estado, porque seguramente al comienzo, la incertidumbre sobre los flujos que pudiera tener, hace que en ocasiones, los privados no estén dispuestos a invertir, o se encarezca mucho el proyecto. Por eso es esencial que los gobiernos concurran con un aval de la inversión que ahí se realice”, comentó, agregando que “este túnel cuenta con más de 50 kilómetros de extensión, a 2.200 metros de altura; es una obra de infraestructura gigantesca”, aseguró el legislador.

Más allá de los grandes costos que implicaría llevar adelante este objetivo, Lagos Weber manifestó que de todas maneras debiera realizarse una obra de esta envergadura, debido a la trascendencia que ésta tiene para el desarrollo económico y de interconectividad entre ambos países.

“Estas obras de infraestructura hay que hacerlas porque no solamente hay que ver la rentabilidad económica, como ocurrió por ejemplo, con la construcción del Viaducto del Malleco en el Siglo XIX, o en Valparaíso con la construcción del molo de abrigo, que tardó cerca de ocho años en construirse; o también, el tren que une a Inglaterra con Europa por debajo del Canal de la Mancha, jamás existiría, porque hay obras que trascienden lo económico y persiguen otros objetivos. Creo que el Túnel de Baja Altura no es sólo un tema comercial, es un símbolo de integración y de lo que queremos para nuestro continente. Siento que del lado argentino ha habido otras prioridades al final del día, pero nosotros tenemos que seguir machacando con esto”.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.