El parlamentario por la región de Valparaíso señaló que la decisión del Ejecutivo “no representa un verdadero acuerdo de todas las partes involucradas” por dejar fuera a los pequeños y medianos productores de la Asociación de Canalistas de Hijuelas, quienes solicitan se construya el embalse Catemu.

Ante el acuerdo firmado por el Ministerio de Obras Públicas y representantes de las cuatro juntas de vigilancia del río Aconcagua, el senador por la región de Valparaíso, Ricardo Lagos Weber, manifestó su disconformidad con la gestión que, hasta ahora, ha realizado el gobierno para enfrentar la crisis hídrica que vive la zona interior de la región.

 

Ante la molestia y disconformidad que han manifestado los miembros de la Asociación de Canalistas de Hijuelas, organización que representa a pequeños y medianos productores de esta zona en la provincia de Quillota, el parlamentario reiteró que las gestiones del Ejecutivo no representan un verdadero acuerdo que incorpore a todos los agricultores y canalistas de la zona.

 

“Esta decisión no representa un verdadero acuerdo de todas las partes involucradas porque se dejó de lado a una parte importante, como son las organizaciones de canalistas de Hijuelas, a quienes no se les asegura que contarán de manera equitativa con el uso de las aguas que vienen desde la parte alta. Yo lamento las decisiones que está tomando el gobierno para enfrentar la crisis hídrica en la región, y su escaso interés de llegar a acuerdos que favorezcan a todos los sectores”, apuntó el parlamentario.

 

En este sentido, Lagos Weber criticó que, a su juicio, “hasta el momento no se han dado soluciones de fondo como sí lo representaría la decisión de continuar con el proceso de licitación para construir el embalse Catemu, proyecto que sí daría un uso democrático del agua y permitiría combatir de manera eficiente la escasez del vital elemento”.