Luego de asistir a la firma de declaración de interés público que encabezó MOP para el proyecto de la futura construcción de un ferrocarril de alta velocidad que una a la región de Valparaíso y la Capital, el parlamentario PPD adelantó que será el Ejecutivo quien “defina por cuál de esos dos proyectos se va a optar”.

“Hay una decisión y un compromiso de sacar adelante el tren Valparaíso – Santiago y me parece bien. Lo difícil ahora, es ver la otra mitad del vaso para definir cuál de esos dos proyectos es el que se va a optar, porque los proyectos no son iguales, son completamente distintos, y que van por trazados diferentes; uno involucra túneles por la cuesta La Dormida y el otro implica varias expropiaciones por el valle de Casablanca. Hay criterios distintos y es la autoridad quien va a decidir”. Con estas palabras, y tras la ceremonia en la cual el Ministerio de Obras Públicas (MOP) firmó el acta que declara de interés público el proyecto de construcción del futuro tren rápido entre Santiago y Valparaíso, el senador por la región,  Ricardo Lagos Weber, hizo el llamado a la autoridad para que comunique al breve plazo, su definición sobre cuál de los dos proyectos ferroviarios que ya fueron ingresados a trámite por el Ejecutivo, está en condiciones de impulsar con prioridad: el proyecto que conectaría Santiago con Valparaíso y San Antonio, mediante trenes de pasajeros y de carga respectivamente, o la iniciativa que abarca las localidades de Batuco y Til Til, en la región Metropolitana, y atraviesa a través de un túnel el sector de cuesta La Dormida y conecta con Olmué en la región de Valparaíso.

En este sentido, el parlamentario reconoció que, a su juicio, lo más óptimo habría sido decretar una de las dos iniciativas de interés público y darle prioridad desde el gobierno, para luego someterse a las propuestas de las concesionarias.

“Existen dos trazados de ferrocarriles muy distintos para la región, y yo habría preferido que el Estado tomara una decisión antes de llamar a licitación, en el sentido de definir por cuál zona quiero que vaya el tren, y a partir de ahí, que vengan los privados y compitan con sus proyectos de concesiones. Pero, ahora está muy abierto esto. Le consulté al ministro, y  dijo que ese tema lo iban a resolver con el tiempo, que se iban a hacer estudios y que, tal vez, se contrataría para eso asesorías externas”, indicó.

Sobre este tema, Lagos Weber señaló su preocupación por la falta de definición del gobierno, ya que a su juicio, “cuando uno tiene dos proyectos distintos que compiten, son muy cruentas esas luchas, porque las externalidades que tiene un tren son muy fuertes, tanto las negativas como las positivas. En consecuencia, podría haber una lucha muy cruenta por esa actividad comercial”, indicó.

Le diría al presidente de EFE que matizara su forma de expresarlo”.

Ante los fuertes cuestionamientos señalados por Pedro Pablo Errázuriz, presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), quien señaló en una entrevista a un medio de circulación nacional, que el proyecto tren rápido encabezado por el consorcio chileno-chino TVS, “es inaceptable” y “no es una prioridad” para la estatal, el parlamentario cuestionó la forma y el enfoque que desde el directorio de la empresa pública se le está dando a la iniciativa, asegurando que este tipo de proyectos contienen una rentabilidad social que debe ser prioritaria para el gobierno.

En este sentido, Lagos Weber agregó que “la gente cuando piensa en construir un nuevo tren, en lo último que piensa es en la carga, aunque yo entiendo que la carga es un aspecto muy importante para lograr el financiamiento del tren, pero los ciudadanos están pensando en un tren de pasajeros; entonces, yo le diría al presidente de EFE que matizara la forma de expresarlo, por ejemplo, argumentando que un tren de pasajeros debe ir asociado a uno de carga porque de lo contrario no va a existir, que lo diga así, pero señalar que no es prioritario para los pasajeros es matar el tren, desde el punto de vista comunicacional (…) Ahora hemos vuelto a la realidad, la cual es que tenemos dos proyectos completamente distintos, que jamás iban a estar licitados para noviembre”.

.

.

.