Seleccionar página

El parlamentario se reunió con representantes de los sindicatos 1 y 2 de la multinacional danesa, a quienes escuchó para encontrar alternativas a su incertidumbre laboral.

Preocupado por la situación que viven los 1.209 trabajadores que fueron desvinculados de la empresa Maersk, ante el anunciado cierre de la fábrica de containers hace un par de semanas y que ha generado gran incertidumbre en la provincia de San Antonio, el senador por la zona, Ricardo Lagos Weber se reunió con dirigentes de los dos sindicatos de la empresa para dialogar sobre su actual situación y buscar alternativas para enfrentar la crisis de cesantía en la zona.

 

Tras la cita, el parlamentario reconoció que “la idea de la autoridad es que se constituya acá una mesa de trabajo anunciada por el gobierno, con la autoridad ejecutiva, representantes de los trabajadores y de la empresa. Yo me imagino que eso es para asegurarse que se cumpla con todas las obligaciones legales, pero creo que también es momento de plantear una propuesta, más que una solución, que involucre a los trabajadores en primera instancia, y que permita proyectarse a la idea de generar fuentes de trabajo a partir de una actividad económica. Yo creo que la autoridad tiene los recursos para apoyar con un proyecto serio, y lo otro es ver en qué condiciones está la Maersk para poder colaborar con eso; porque una cosa es que la empresa cierre y se vaya, y otra es que deje algo para el horizonte de los trabajadores”.

 

Consultado acerca del encuentro que tuvo hace una semana con el gerente general de la multinacional danesa en Chile, Lagos Weber indicó que la empresa le comentó los motivos reales que motivaron el cierre definitivo de la fábrica.

 

“Tuve una reunión de más de una hora con el gerente general de Maersk. Fue una conversación bien franca, en la cual le pregunté a él derechamente, para que despejara la inquietud que había. Las explicaciones que dio la empresa sobre el cierre de la fábrica dice relación con el surgimiento de nueva competencia, con seis empresas internacionales, de las cuales tres de ellas están en China, y con el corte de insumos de CAP (Compañía de Aceros del Pacífico), una empresa chilena que le proveía de láminas de acero, y aquello fue lo que cambió drásticamente la forma de hacer el negocio”, comentó .

Enlace al video:

Senador Lagos W y trabajadores de Maersk evalúan alternativas para enfrentar cuantía en San Antonio

.