El parlamentario se sumó al llamado realizado por la Intendencia Regional y reiteró la urgencia de retomar una política de embalses que permita generar nuevas obras para dotar de agua a las zonas más afectadas.

Ante la situación de escasez hídrica que afecta a la región, y la necesidad de fortalecer la entrega de ayuda y recursos en las zonas más afectadas por la sequía, el senador por la región de Valparaíso, Ricardo Lagos Weber, reiteró la necesidad de que el gobierno tome medidas más urgentes para enfrentar la crisis, decretando zona de catástrofe, tal y como lo ha solicitado la Intendencia Regional al Ejecutivo para que se puedan desplegar más recursos de manera directa para enfrentar la emergencia.

Según el parlamentario, “el drama de la sequía afecta a Chile y a buena parte del territorio nacional, y la región de Valparaíso no es la excepción sino una de las más afectadas (…). Lo que se requiere y se le está pidiendo al gobierno, y junto a la Intendencia que ha hecho lo mismo, es pedirle al gobierno central que declare zona de catástrofe a la región de Valparaíso, lo que permite aportar recursos frescos para comprar forraje para animales, llevar agua a los lugares que se requieren y dar la flexibilidad al gobierno central y a los gobiernos locales para que puedan adquirir estos elementos que son vitales para la subsistencia de la agricultura en la región. Esta es una suerte de terremoto seco que estamos viviendo con la sequía”, mencionó.

Respecto a las medidas de racionalización de agua potable que las autoridades han señalado podrían considerarse a futuro, en caso de persistir las actuales condiciones de de lluvias en la región, Lagos Weber señaló que “creo que las declaraciones del Intendente (Jorge Martínez) están en sintonía con lo que está ocurriendo. Se dijo hace algunas semanas atrás, que si las actuales condiciones de escasez hídrica siguen agudizándose, el agua para el consumo humano estará garantizada en la región hasta febrero de 2021; o sea, de esto hay que preocuparse ahora”.

Además, el legislador mostró su preocupación por la carencia de medidas para fortalecer la infraestructura hídrica en la región, reiterando la necesidad de que el gobierno retome la política de embalses que se había realizado durante el último período del mandato de la ex Presidenta Michelle Bachelet, y que contemplaba avances en los estudios para la creación de los embalses Catemu y Las Palmas.

“Yo espero que el Presidente de la República pueda tomar muy en serio este tema, muy cerca de su pecho y preocupado por generar las condiciones para aminorar la crisis que tenemos hoy día, y mejorar las condiciones para el uso del agua. Acá se trata de alentar la política de embalses, conseguir recursos para hacer frente a la crisis agropecuaria, de los pequeños agricultores y asegurar el suministro de agua potable. Ciertamente, no le pido al Presidente que pueda hacer llover, porque eso no va a ocurrir; pero sí, usar de mejor manera el agua que tenemos, mayor fiscalización sobre el uso correcto del agua, y a pesar de que este es un tema a mediano y largo plazo, ponerse en serio a tomar decisiones importantes en infraestructura para la región. Esto no es que el embalse vaya aquí o allá, esto es definir cuántos embalses se van a hacer y realizar una proyección a largo plazo”, declaró.

.

.